El PSOE pide el cese del gerente de Cecosam tras el “fiasco” en la convocatoria de seis plazas y la apertura de la bolsa | El PSOE pide el cese del gerente de Cecosam tras el “fiasco” en la convocatoria de seis plazas y la apertura de la bolsa

El concejal del Grupo Municipal Socialista José Antonio Romero ha pedido hoy el cese “inmediato” del gerente de la empresa de Cementerios de Córdoba, Cecosam, tras el “fiasco” en la convocatoria de seis puestos de trabajo y en la apertura de la bolsa.

Romero ha detallado que, en un primer momento, el plazo de solicitudes comenzó ayer sin tener “cuestiones básicas” resueltas.

“Esto no puede seguir así”, ha espetado Romero, especialmente en “cuando estamos hablando de empleo público, de empresas públicas, de oportunidades de trabajo para los cordobeses y cordobesas. Todo esto debería haber estado preparado al milímetro, pero ha sido un fiasco y, mientras, el gerente de vacaciones”.

Aunque la convocatoria se abrió ayer, las bases no se han publicado en el Boletín Oficial de la Provincia y la aplicación para recoger las solicitudes no está disponible.“Y, por si fuera poco, se modifican los plazos de presentación sin ningún tipo de información”, ha añadido Romero.

Para el concejal socialista, la situación en Cecosam ya es “insostenible” y “la dejadez es absoluta, por parte del alcalde, José María Bellido, y por el presidente de la empresa, Antonio Álvarez, que permite que su gerente continúe al frente de esta empresa”.

Dos años de una gestión “lamentable”

Romero ha recordado que la nefasta gestión de esta convocatoria se suma a un serie de situaciones que “hemos venido denunciando a la vez que nos hemos visto obligados a arrimar el hombro para evitar un descalabro mayor”.

Entre ellas ha citado la firma de un preacuerdo de convenio de los trabajadores que incumplía la ley, el impago de las subidas salariales correspondientes anualmente como marcaba la Ley de presupuestos del estado o el “olvido” para convocar la Junta general para aprobar el presupuesto de la empresa 2020.

A todo ello, se suma la ingente cantidad de “gastos superfluos”, las “ausencias prolongadas” del gerente y aspectos tan sensibles como la falta de un plan previsto para abrir los cementerios después del confinamiento para que los cordobeses pudieran despedirse de sus seres queridos fallecidos durante la pandemia.